Posiblemente sea Cádiz la provincia española donde el caballo se adaptó mejor a un medio natural y donde la tradición ecuestre se muestra con mayor fuerza. Fruto de este arraigo hípico, cuyos antecedentes habría que buscarlos en la mitológica cultura tartésica que se desarrolló en esta zona, son las enormes actividades relacionas con el mundo del caballo que ofrece esta tierra al visitante.

Ya sea con el caballo como protagonista de competiciones deportivas, en espectáculos o como elemento para la práctica de la equitación en sus diferentes facetas, las posibilidades en Cádiz son amplísimas.

Escuelas de hípica, rutas a caballo por el medio rural, enganches, exhibiciones de doma y alta escuela, concursos morfológicos, raids hípicos, juegos de polo,… y hasta carreras de caballos dotadas de la ortodoxia que define a este deporte, configuran la variadísima oferta gaditana de turismo ecuestre. Y si hay alguna actividad estrella entre todas estas esas son las Carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda, un espectáculo con más de 160 años que se celebra cada mes de agosto en la playa de esta ciudad y que está declarada de Interés Turístico Internacional

También, y desde siempre, el toro tuvo en las tierras andaluzas un significado sagrado generalmente asociado a la fuerza, esta relación de nuestros antepasados con el toro sería el origen de ritos sacros y de diversiones y entretenimientos populares, muy extendidos durante las civilizaciones griega y romana.

En la actualidad, el campo de Cádiz, donde también prospera el toro de raza retinta, de carne tan apreciada, cuenta con más de treinta ganaderías de toros de lidia, haciendo de esta provincia andaluza un destino imprescindible para ver este animal en las dehesas y prados gaditanos. Esta ruta es una invitación para acercarnos al conocimiento de la vida del toro en su medio natural y a los trabajos de selección que siguen manteniendo la raza del toro bravo y las peculiaridades de fuerza y nobleza que lo definen.

Y tan importante es en esta provincia que es el emblema de una de las bodegas más conocidas y reconocidas, bodegas Osborne,  que aconsejamos visitar,  y que ha dado a conocer el famoso Toro de Osborne  convertido en todo un símbolo nacional.

Entre los cosos taurinos gaditanos más representativos,  por su factura arquitectónica y tradición,  destacan los de El Puerto de Santa María, levantado en 1880 por iniciativa de Tomás Osborne y Bóhl de Faber, lugar de celebración de numerosos festejos veraniegos; Jerez de la Frontera (1894) ; la plaza de Algeciras (1969); San Fernando (1871); La Línea de la Concepción (1883) y Sanlúcar de Barrameda (1900) donde se celebran festejos durante sus ferias y fiestas más señaladas. La pequeña plaza de toros de Villaluenga del Rosario, construida en piedra en un impresionante paisaje serrano está considerada, por la atractiva singularidad de su planta en forma de alargado polígono irregular, así como por la antigüedad de sus orígenes (siglo XVIII), como una auténtica reliquia de la arquitectura taurina.

Se recomienda esta ruta en cualquier época del año, aunque preferiblemente en primavera, marzo, abril, mayo, para poder disfrutar y conocer las fiestas y eventos en torno al tema propuesto y que forman parte de la cultura de la provincia de Cádiz.